lunes, 18 de enero de 2010

Ópera para niños

[16 de enero de 2010. Ópera para niños. Rossini, La Cenicienta. Albert Casals (Don Ramiro), Toni Marsol (Dandini), Jeroboam Domingo (Don Magnifico), Maia Planas (Clorinda), Laura Ortiz (Tisbe), Marta Valero (Angelina), María Casellas (Ratita), Olga Kharitonina, piano; Pau Santacana, fagot. Stanislav Angelov, dirección musical. Joan Font, dirección escénica. 19:00 horas. Lleno.]

El espectáculo consistió en una “reducción para niños” de La Cenicienta de Rossini: una adaptación en pequeño del montaje que hizo para el Liceo el propio Joan Font (Els Comediants) hace poco más de dos años. Aun simplificados con respecto a la producción original, la escenografía y el vestuario de Joan Guillén resultan atractivos…, aunque seguramente más para el imaginario de un mundo infantil evocado por los padres y abuelos que para la fantasía de los niños a quienes acompañaban el sábado llenando el Gran Teatro. La versión en español, la simplificación musical (se suprimen fragmentos, repeticiones, la orquesta se reduce a un fagot y un piano, etc.) y la adaptación de la trama están hechos con ingenio y profesionalidad. Pero si el objetivo es acercar la ópera a los pequeños, creo que éste se cumplió el sábado sólo de forma muy modesta; porque no suele seducir una ópera por el argumento o el deleite de los ojos, sino por la música. La mayoría de los aficionados recuerdan sus inicios como el hechizo de una melodía, la belleza de un timbre vocal, el alarde extremoso de una diva… Y en eso (en lo musical) el resultado fue más bien pobre: excesiva reducción instrumental y poca adecuación de las voces, con la excepción del eficaz Dandini.

Quien hace cualquier cosa dirigida al público infantil suele decir casi sin excepción que se trata de un público sumamente exigente. Es dificilísimo captar su atención porque está acostumbrado a los efectos especiales, la inmediatez del mensaje, los videojuegos, etc. Los niños no se portaron mal. Me pareció que por un día querían complacer a sus papás.

Antonio Torralba


[Publicado hoy en EL DÍA DE CÓRDOBA]

5 comentarios:

Mª Luisa dijo...

Sí, Teatro infantíl lleno de colorido y animación, igual que el que hace años vimos en (El libro de las bestias)
¿Música...? Estarán en Crisis también.

Anónimo dijo...

Genial fill someone in on and this mail helped me alot in my college assignement. Thanks you for your information.

Euterpe dijo...

No sé cómo sería el espectáculo, pero aplaudo todo lo que se haga para acercar la música al público infantil. En las radios alemanas hay programas dedicados a los más pequeños, que no por ello son simplistas y tratan a los niños como tontitos, sino todo lo contrario: les ofrecen los contenidos con seriedad y madurez, ¡y los niños responden igual! Otra cosa que me encantó, no sé si es iniciativa del MET: en el espacio para niños de la radio bávara, "Do Re Mikro", se hizo un reportaje de unas niñas que fueron al Metropolitan a presenciar, creo recordar, una ópera de Rossini. Las chicas incluso entrevistaban a los artistas y estaban emocionadísimas de haber visitado el MET. Claro que veían la ópera normal, nada de reducciones. :-) Allí se pueden permitir esos lujos; por estas tierras hay que edulcorarles el producto, pues ya en sí no contamos con mucha afición musical ni entre adultos... Los primeros que tienen que motivar a sus hijos son los padres, y si ellos no aman la música, ¿qué se puede esperar? Si la Sociedad tampoco la valora...
Bueno, no me pongo pesimista, lo prometo. Siempre queda la esperanza.
Saludos.
http://toelzerknabenchor.blogspot.com

Mª Luisa dijo...

A la sociedad actual y a los niños les gusta mucho la música.
Creo que el dilema está en que la Filosofía Musical que se utilice, les guste a los niños.
¡Y eso es muy dificil por ahora¡

alvaret dijo...

Qué tal hacer ver a todos los niños Tannhäuser entero y luego hacer un filtro de niños promesas de la ópera?