jueves, 31 de enero de 2008

miércoles, 30 de enero de 2008

lunes, 28 de enero de 2008

Frontón sobre Cicerón

... la palabra cuya supresión nos dejaría abandonados...

¡Qué hermosa frase!

Es de una cita incluida por Pascal Quignard en su libro (otra traducción recién aparecida) Retórica especulativa. Una cita de Frontón. Hablando éste de la manera de escribir de Cicerón dice:

"Cicerón carece de palabras inesperadas, inopinadas (inesperata adque inopinata verba). Llamo imprevista, inesperada a la palabra cuya aparición sorprende al lector o al oyente más allá de su expectativa (praeter spem), la palabra cuya supresión nos dejaría abandonados, la palabra que llega como el rostro de un ancestro, la palabra que se yergue como una imago durante el sueño".

sábado, 26 de enero de 2008

Primero se bebe el contenido y luego...

Flanders Recorder Quartet
Frans Geysen - On the bottle (2005) para ocho botellas de vino y cerveza
Grabado en vivo en Taiwan 2006

Circus Renz



Jan van Landeghem: Circus Renz

Flanders Recorders Quartet

viernes, 25 de enero de 2008

La lección de Música (1917) de Matisse



1.- ¿Cuál de las piezas escuchadas en clase puede estar sonando en este cuadro?
2.- Pon un nombre e inventa una identidad para cada uno de los cuatro personajes.
3.- Escribe una historia de unas diez líneas contando lo ocurrido diez minutos antes de la escena mostrada.

jueves, 24 de enero de 2008

Robert Walser: Escrito a lápiz. Microgramas III. Editorial Siruela


Un matrimonio vivía en una casita monísima


Un matrimonio vivía en una casita monísima. Si la casa era mona, también sería lindo el gobierno de la casa. Lindeza y monería se parecen entre sí. En el jardincito crecían florecitas, parecían bonitos, pero lo más bonito era que el matrimonio no tenía hijitos, por lo que tenían mucho tiempo para creer que les faltaba algo. Un algo puede ser mucho, y mucho a veces sólo es algo. El hombre y la mujer suspiraban de vez en cuando, y los suspiros temblaban y trepaban a lo alto, donde flotaban, cual tragedias queridísimas y diminutas. El caso es que el matrimonio tenía un buen número de conocidos, muchachas y jóvenes caballeros de los mejores círculos, y para que el señor marido viera a chicas jóvenes, éstas eran introducidas en el hogar por la señora esposa, y para que la esposa se confortase con el placer de ver a su alrededor a jóvenes caballeros, el atento esposo invitaba a su vez a jóvenes bien educados a un modesto ágape, tras el cual, como es lógico, surgían algunos lindos y monos celitos, que propiciaban descripciones preciosas, si yo no las hubiera considerado ya descritas. Siempre que se menciona algo ya está ahí en sentido figurado. Los ojos del lector perciben también de lo que se habla. ¿Había desavenencias ente los cónyuges? No es que yo desease que se pelearan. Pero quizás ellos se daban muy poco el uno al otro y se les notaba lo a ellos debía parecerles de todo punto insoportable. ¿Gustan de verse los que dudan? No. Los que más se revitalizan son los que ansían emprender algo juntos, y así ellos intentaban continuamente atraer con halagos chicas y jóvenes al ideal de la belleza, para poco después enviarlos a paseo fuera de la monería y la formalidad, como si los invitados molestasen y tuvieran que irse. Lo deseado no tarda en tornarse indseado, y lo visto con agrado se despide de buen grado. A pesar de que el distinguido concedía a la maravillosa mujer cualquier amenidad imaginable, y a pesar de que la famosa deseaba que el incomparable pudiera y quisiera divertirse a placer, ambos trabaron conocimiento de los celos, por lo que casi suspiraron alegres al percibir cuánto se amaban. Si durante un tiempo volvieron a estimarse, comenzaron de nuevo con las invitaciones a chicas y chicos, para decir adiós lo más deprisa posible a los que habían dado la bienvenida y divertirse ellos solos. La casita y el jardincito siguieron igual de bonitos, y en la pequeña cudad no vivía gente más amable que el matrimonio modelo.


Uno de los microgramas del tercer volumen que Editorial Siruela ha consagrado a estas singulares piececitas de Robert Walser.

miércoles, 23 de enero de 2008

El nombre en la punta de la lengua



Me gusta recomendar los libros que me gustan (este está aquí) citando pedacillos a salto de mata. Copio una pocas frases sueltas:

Aristóteles decía: "el habla es un lujo sin el cual la vida es posible".

Todos los que hablan apagan la luz.

En esta medida las palabras que no quieren regresar a nuestros labios ejercen sobre nosotros un poder no proporcionado a su carencia. Hacen anticipar un saber, en su desviación, que remite al fastidio.

La noche está en el origen de las palabras: el sueño que alucina cosas que no son las hace nacer.

Los dos materiales de que está constituido el pensamiento humano son la ausencia, el apartamiento con respecto a lo real, y la negación, el apartamiento con respecto a la ausencia.

... el poema es exactamente lo contrario que el nombre en la punta de la lengua.

La lágrima, dicen los budistas, que está situada entre el lenguaje y lo real no puede agotarse. Es el Ganges.

Por la noche, el signo de que hay un sueño es la erección.
Por el día, en cuanto hay erección es signo de un sueño.

El pasado es lo que está devanado en el huso. El presente, lo que está entre los dedos. El futuro es la lana que ha quedado en la rueca.

Sólo podemos permanecer entre los hombres tanto tiempo como nuestra naturaleza es ignorada. Somos como las hadas que el lenguaje hablado destruye. Si rompemos el silencio, desaparecen en el mismo instante en que retozaban.

No puedo reemplazar las horas de esta alba por horas de ejercicio con el violonchelo, por viajes en que se requiera atención, como en automóvil, o bien por fiestas, visionado de películas, consejos de administración, o por entierros de amigos. Una y otra vez cualquier ocasión me parece un pasatiempo y me llena de culpa.

No tenemos que renunciar a nuestro deseo ni que dejárselo a la edad o al reposo, a la gloria aparente ni a los cargos y su aburrimiento, a los honores y a los papeles desempeñados, ni a las mujeres, ni al dinero. No tenemos que dejárselo a una casa,. a una familia, a un sistema de pensamiento, a unas comodidades, a una causa, a una paz, sean los que fueren. El bien que hemos recibido al nacer es sólo la vida, la avidez de la vida, y nada debe confiscarla a poco que no deseemos morir, por mucho que nos parezca incomprensible y salvaje...

La razón, la lucidez, el lenguaje vivo son arbustos que requieren cuidados infinitos, que revientan incensantemente, porque no encuentran ninguna tierra en nosotros. Incesantemente nos agarramos al viento...

Minimal

martes, 22 de enero de 2008

Percusión

El hombre blanco se siente muy orgulloso de la polifonía. Y a veces dice: otras músicas quedaron ancladas en la monofonía. Pero, ¿y el ritmo? Gracias a mi amigo Antonio Sáez he conocido estos vídeos, que ordeno de menor a mayor:





lunes, 21 de enero de 2008

Fondos musicales de la BNE digitalizados


Gracias a mi amigo Gabry, he tenido noticia de algunas interesentísimas digitalizaciones que la BNE pone a disposición de los internautas: entre ellas, el tratado de violín de José Herrando, el manuscrito de las Cantigas de Santa María procedente de la Biblioteca Capitular de Toledo, los famosos tratados de Cerone, Diego Ortiz, Salinas, Bermudo, Gaspar Sanz... y un etcétera que llega hasta veinte.

viernes, 18 de enero de 2008

Florete prata, frondete lilia de André Campra

Un pequeño motete de André Campra interpretado por el contratenor Jay Carter.

miércoles, 16 de enero de 2008

Sobre la enseñanza (V de XX)

Como saben los seguidores del blog, estamos publicando espaciadamente (pero pueden verse también seguidas clicando sobre la etiqueta "Sobre la enseñanza") y de forma dialogada las opiniones de veinte profesores de secundaria sobre la situación actual de esas enseñanzas en España. Ahora viene la quinta profesora. Aviso: no todos serán de música, ni todos serán tan jóvenes.

Aisel
Edad: 27
Tiempo de servicios: 2 años
Asignatura: Música


Antonio: Quienes escriben sobre el informe Pisa son, por lo general, políticos a la defensiva y licenciados que extrapolan sus vivencias escolares a la generalidad de los niños de su época. Por ejemplo, cuando Muñoz Molina habla (Babelia, 15.12.07) de la afición a la lectura que le supieron despertar sus maestros, ¿crees que sus reflexiones son extraporables a la mayoría de los niños españoles nacidos en 1956? Esto debería/podría estar medido, pero, puestos a opinar, ¿leen más españoles de 51 (como Muñoz Molina), de 61, de 41, de 31, de 21? ¿Cuál es tu percepción de los hechos?

Aisel: Respecto a las reflexiones de Muñoz Molina, sí que existe (digamos) una imagen pública de que los maestros de entonces se entregaban más a sus niños que los de hoy día. Yo no creo que sea así. Hay muchos casos de niños de esa época que han tenido profesores muy duros, muy poco cercanos. ¿O se nos olvida que se pegaba con regla?, que se castigaba con libros sobre los brazos en cruz en un rincón, y tantas otras cosas... En todas las épocas hay cosas buenas y cosas malas. En los dos años que llevo trabajando he visto desde compañeros que, efectivamente, pasan de los niños y les dedican sólo el tiempo necesario para poder cobrar su sueldo, hasta compañeros que se entregan en cuerpo y alma a su tarea, no sólo de enseñar su asignatura, sino de educar a sus alumnos, de proporcionarles una educación básica que les permita crecer equilibradamente, con cariño, con responsabilidad, y con unos conocimientos básicos para desenvolverse el día de mañana en la vida, tanto en horario de clase como fuera de él: recreos, tardes, etc. En cuanto a la lectura... Tengo que decir que veo más leer a gente de unos 50 años que a la gente joven. Los libros vienen siendo sustituidos por hobbies más fáciles, como la Play Station, por desgracia. Incluso el cine, que no creo que suponga mayor esfuerzo que el de ir a la sala y pagar para entrar, y sin embargo reporta una satisfacción enorme, incluso éste está siendo desbancado por los juegos de consola. Y esas aficiones tienen un sitio privilegiado en los más jóvenes, y desplazan a los libros.

Antonio: ¿Qué opinas del nivel de preparación del profesorado de la secundaria? ¿Crees que hay alguna correlación entre el grado de preparación y la edad?

Aisel: No creo que los profesores vayan mal preparados respecto a su asignatura, al contrario: con la oferta de másters, cursos de posgrado, cursillos intensivos y demás que hay hoy en día, y la competencia tan grande en los puestos de trabajo (sin mencionar la intención que existe ahora de dar un plus a los profesores con tantas horas de cursos), los profes se preparan a conciencia... Pero creo que fallan en preparación pedagógica, que es diferente. Lo único que se exige es el CAP, y todos sabemos lo que se suele aprender ahí... La mayoría de nosotros no hemos dado pedagogía antes, no nos hemos puesto en situación, no conocemos bien la realidad a la que vamos a enfrentarnos (sin tener en cuenta ya lo que ésta cambia dependiendo del centro en el que estemos...)... Vamos aprendiendo sobre la marcha, a base de errores, a base de probar soluciones nuevas, de pensar en casa cómo será mejor llevar a cabo esta o aquella unidad, qué actividad será más atrayente, si es mejor poner los exámenes fáciles o difíciles... Yo creo que más que venir enseñados, vamos probando y elaborando cada uno su camino según su capacidad de adaptación, de improvisación, su personalidad, su interés y su preparación en el propio desarrollo de las clases.

Antonio: ¿Qué diferencias notas entre las aulas en las que tú estudiaste y las actuales?

Aisel: Noto que la educación es diferente. A ninguno de nosotros se nos ocurría llamarle la atención a un profesor, responderle en un mal tono ni otras muchas cosas que hoy en día se ven. Pero no creo tampoco que haya que tomarlas de forma demasiado exagerada. Los cambios que notamos son los mismos que notaron nuestros padres respecto a nosotros. Para todos los jóvenes, los mayores están desfasados; para todos los mayores, los chavales han perdido los papeles. Siempre ha sido así, es ley de vida. Nos escandaliza lo que vivimos en las aulas porque al existir más libertad (que nosotros sí somos capaces de reconocer y valorar) lógicamente los límites se desplazan aún más, los márgenes del juego cambian. Pero está en nuestra mano hacerles comprender que tienen que aprender a estar en diferentes sitios, y de una manera adecuada a cada uno de ellos; pienso que es una obligación común de la familia, los profesores, el equipo de orientación, los jueces de menores, etc. Su educación, nos guste o no, es tarea de todos.

Antonio: ¿En qué crees fundamentalmente que se equivocan las administraciones educativas?

Aisel: Creo que hay cosas que no están bien hechas, que se piensan con frialdad, desde fuera de las aulas, y que así no se solucionan los problemas reales porque ni siquiera se están atacando de raíz. Muchas veces es más fácil poner un parche que arreglar el descosido, y eso acaba pasando factura. Las programaciones no se adecúan al número de horas de las asignaturas, el número de horas no corresponde a mi entender con la importancia de esa asignatura en el desarrollo del niño, las medidas disciplinarias recogidas por la ley no corrigen al niño, no lo ayudan, sino que lo apartan para que no moleste (aunque también es cierto que no se dispone de los medios necesarios en los centros para darles una atención adecuada); al profesor en problemas tampoco se le acaba de dar soluciones efectivas... Creo que en vez de implicarnos se busca calmar los ánimos, allanar el terreno enterrando los problemas... y eso no los evita, no los corrige ni impide que sigan apareciendo otros nuevos.

Antonio: ¿Qué te gustaría que ocurriera en política educativa a corto plazo?

Aisel: Me gustaría que repartieran mejor el número de horas de las asignaturas, que propusieran un equipo de orientación real, con posibilidades reales de ayudar a los niños, que los profesores cuenten con un respaldo firme, en el centro y por parte de las administraciones, en cuanto a los posibles problemas que se puedan encontrar y que la administración dé soluciones a los problemas que ya tenemos en clase.

MÚSICA EN BACHILLERATO. BUENA NOTICIA

Parece que los desvelos de la Ponencia de Selectividad y de otras muchas instituciones y personas en Andalucía han dado algún fruto. Hace unos días se ha publicado el borrador del Decreto de Bachillerato, en el que se dice:

5. En segundo curso, los centros podrán ofertar una materia optativa de entre las materias propias de la modalidad. Entre estas materias de modalidad, se ofertará obligatoriamente Historia de la música y de la danza en el Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales, además de las materias a las que se refiere el apartado 7 del presente artículo.

Y más abajo:

8. Los centros docentes sólo podrán limitar las materias optativas a impartir cuando el número de alumnos y alumnas que hayan solicitado cursarlas sea insuficiente, de conformidad con lo que, a tales efectos, establezca por Orden la Consejería competente en materia de educación.

Sigamos luchando porque esto sea una realidad.

martes, 15 de enero de 2008

Glitter and be gay (Candide) de Bernstein

Glitter and be gay,
That's the part I play;
Here I am in Paris, France,
Forced to bend my soul
To a sordid role,
Victimized by bitter, bitter circumstance.
Alas for me! Had I remained
Beside my lady mother,
My virtue had remained unstained
Until my maiden hand was gained
By some Grand Duke or other.

Ah, 'twas not to be;
Harsh necessity
Brought me to this gilded cage.
Born to higher things,
Here I droop my wings,
Ah! Singing of a sorrow nothing can assuage.

And yet of course I rather like to revel,
Ha ha!
I have no strong objection to champagne,
Ha ha!
My wardrobe is expensive as the devil,
Ha ha!
Perhaps it is ignoble to complain...
Enough, enough
Of being basely tearful!
I'll show my noble stuff
By being bright and cheerful!
Ha ha ha ha ha! Ha!

Pearls and ruby rings...
Ah, how can worldly things
Take the place of honor lost?
Can they compensate
For my fallen state,
Purchased as they were at such an awful cost?

Bracelets...lavalieres
Can they dry my tears?
Can they blind my eyes to shame?
Can the brightest brooch
Shield me from reproach?
Can the purest diamond purify my name?

And yet of course these trinkets are endearing,
Ha ha!
I'm oh, so glad my sapphire is a star,
Ha ha!
I rather like a twenty-carat earring,
Ha ha!
If I'm not pure, at least my jewels are!

Enough! Enough!
I'll take their diamond necklace
And show my noble stuff
By being gay and reckless!
Ha ha ha ha ha! Ha!

Observe how bravely I conceal
The dreadful, dreadful shame I feel.
Ha ha ha ha!

Dicen sus detractores que es histriónica y, a veces, hasta antimusical.

lunes, 14 de enero de 2008

Interesante para clase: ¿Cómo se construye una flauta dulce?



Para construir esta otra el torno debe ser más grande:

Domenico Scarlatti




Sonatas K535 and K371

Conviene comprar estos discos de Pierre Hantaï

domingo, 13 de enero de 2008

sábado, 12 de enero de 2008

Nun komm, der Heiden Heiland BWV 659 - J.S.Bach









Nun komm, der Heiden Heiland
Der Jungfrauen Kind erkannt,
Des sich wundert alle Welt;
Gott solch Geburt ihm bestellt.

Ven ahora, Salvador de los gentiles,
Reconocido como hijo de la Virgen,
Todo el mundo se maravilla
De este nacimiento querido por Dios.

When Will I Be Famous?

Gabry nos recomienda este vídeo:

viernes, 11 de enero de 2008

Como una novela



Aunque yo acabo de descubrirlo (gracias a mi amigo Raúl) y de leerlo, seguro que muchos ya conocíais este libro interesantísimo que es, en la mejor tradición francesa, un ensayo y también un poco una novela. Escrito en 1992 por un profesor de instituto (Daniel Pennac), trata más o menos sobre la pérdida del hábito de la lectura que se da en muchas personas al pasar de la niñez a la adolescencia. Para los que no conozcan el libro, copio unos pedacitos:

La intimidad perdida...
Visto ahora en este comienzo de insomnio, aquel ritual de la lectura, cada noche, al pie de su cama, cuando él era pequeño -hora fija y gestos inmutables-, se parecía un poco a la oración. Aquel armisticio que seguía al estruendo del día, aquel reencuentro al margen de cualquier contingencia, aquel momento de silencio antes de las primeras palabras del relato, nuestra voz al fin semejante a sí misma, la liturgia de los episodios... Sí, la historia leída cada noche cumplía la más bella función de la oración, la más desinteresada, la menos especulativa, y que sólo afecta a los hombres: el perdón de las ofensas. Allí no se confesaba ningún pecado, ni se buscaba conseguir un pedazo de eternidad, era un momento de comunión entre nosotros, la absolución del texto, un regreso al único paraíso que vale la pena: la intimidad.

(...)


Éramos su cuentista, nos hemos convertido en su contable.
- ¡Pues ahora nada de televisión!
¡Vaya, sí...!
Sí... La televisión elevada a la dignidad de recompensa... y, como corolario, la lectura rebajada al papel de tarea... Esta ocurrencia es nuestra...


(...)


¡Qué pedagogos éramos cuando no estábamos preocupados por la pedagogía!


(...)


Ahora bien, este placer está muy próximo. Es fácil de recuperar. Basta con no dejar pasar los años. Basta con esperar la caídad de la noche, abrir de nuevo la puerta de su habitación, sentarnos a la cabecera de su cama, y reanudar nuestra lectura común.
Leer.
En voz alta.
Gratuitamente.
Sus historias favoritas.


(...)


Una lectura bien llevada salva de todo, incluido uno mismo.
Y, por encima de todo, leemos contra la muerte.
Es Kafka leyendo contra los proyectos mercantiles del padre, es Flannery O'Connor leyendo a Dostoievsky contra la ironía de la madre ("¿El idiota? ¡Te va que ni pintado pedir un libro con un título semejante!"), es...


(...)


... las cosas más hermosas que leemos se las debemos casi siempre a un ser querido. Y a un ser querido será al primero a quien hablemos de ellas.


(...)


... El hombre que lee en voz alta nos eleva a la altura del libro. ¡Da realmente de leer!


(...)


¿Quién tiene tiempo de estar enamorado? ¿Se ha visto alguna vez, sin embargo, que un enamorado no encontrara tiempo para amar?


(...)


Basta una condición para esta reconciliación con la lectura: no pedir nada a cambio. Absolutamente nada. No alzar ninguna muralla de conocimientos preliminares alrededor del libro. No plantear la más mínima pregunta. No encargar el más mínimo trabajo. No añadir ni una palabra a las de las páginas leídas. Ni juicio de valor, ni explicación de vocabulario, ni análisis de texto, ni indicación biográfica... Prohibirse por completo "hablar de".
Lectura-regalo
Leer y esperar.

Cantigas de amigo

Canción de queja de la muchacha de Agustín García Calvo.

¡Ah, cuánto abril,
tan sin aviso de venir!
¡Cuánta fiebre
temblando en el aire verde!
Una nueva tristeza
me crece por las venas.
¿Para qué sirven
los pámpanos y las adelfas?

¡Tanto suspiro
que me sube de los abismos!
¡Qué desmayo
del vuelco de mí del año!
En los ojos las nubes
de blancas se me aburren.
¿Quién me destempla
las cuerdas de la pesadumbre?

Ah, no eres tú
la causa de esta lasitud.
No es tu falta
la falta que me anonada.
¿No eras tú el que decías
que causas son mentiras?
¿Voy a ti a echarte
la culpa de mi fatiguilla?

No, tú no eres
abril ni el vaho que me vence.
No te quiero
ni llamo 'tú' a mí veneno.
Es que duele más esto
cuando hace tan buen tiempo;
y amor de nadie,
y sola yo de amor me muero.


Ondas do mar de Vigo de Martín Codax

Interpreta: Simphonye



Ondas do mar de Vigo
Ondas do mar de Vigo,
se vistes meu amigo?
E ay Deus!, se verra cedo?

Ondas do mar levado,
se vistes meu amado?
E ay Deus!, se verra cedo?

Se vistes meu amigo,
o por que eu sospiro?
E ay Deus!, se verra cedo?

Se vistes meu amado,
por que ei gran coidado?
E ay Deus!, se verra cedo?


Olas del mar de Vigo
Olas del mar de Vigo,
¿Visteis a mi amigo?
¡Ay Dios! ¿vendrá pronto?

Olas del mar agitado,
¿Visteis a mi amado?
¡Ay Dios! ¿Vendrá pronto?

¿Visteis a mi amigo,
aquél por quien yo suspiro?
¡Ay Dios! ¿Vendrá pronto?

¿Visteis a mi amado,
quien me tiene tan preocupada?
¡Ay Dios! ¿Vendrá pronto?

jueves, 10 de enero de 2008

Un cabrero

El tarrillo de aceite.
La tortilla de papa.
Un paquete de arencas
y tres batatas.
La botella de mosto.
El revuelto de habas.
La latilla de anchoas
y el jarrillo de lata.

(Estribillo)
Un cabrero desayunando en la ciudad.
Un cabrero desayunando en la ciudad.
Un cabrero desayunando en la ciudad.
Un cabrero desayunando en la ciudad.

La talega de cuadros.
La navaja del ancla.
La carne de membrillo
y el queso de cabra.
Sentao en el parque
sentao en un banco.
Soñando despierto,
mirando los patos.
El racimo de uvas.
El termico con café.
Un huevecillo cocio
y un cacho de rosca de ayer.

(Estribillo)

Un poquito de morcilla.
Un tomatillo picao.
Un cachillo de panceta
Y dos tortillas de bacalao
Las tajaíllas de lomo
en manteca colorá.
Cuatro o cinco borrachuelos
y una latilla de foigrás.




¿No es una pequeña maravilla?

miércoles, 9 de enero de 2008

Dos pelúos, una pelá... (Anécdota real)

Suele decir don José Antonio Marina que la educación de un niño rebasa la labor de padres y educadores: para educar un niño hace falta toda la tribu. Ésa es la frase que repite.
Pues bien, imbuida de estas sabias premisas, caminaba una profesora (sustituta de Educación Física, creo recordar: hará unos cinco años) de senderismo por la Palomera (campo cercano al IES) con unos veintena de alumnos de primero de ESO. Unos ratos andando y otros al trote. Cruzáronse con un rústico y, como quiera que los alumnos no lo saludaran convenientemente (simplemente no lo saludaron), la profe les afeó el gesto y aprovechó para soltar el discurso sobre que en el campo (no sólo en el campo, claro) la gente se saluda y demás. Y que con más motivo hay que hacerlo si se trata de personas mayores, llenas de sabiduría, por otra parte. No pasaron ni cinco minutos cuando la situación se repitió con otro anciano emboinado.

Niños: Muy buenas
Rústico: Muy buenas. ¿Qué hay? ¿Sois de un colegio?
Niños: Sí. Del IES "Ángel de Saavedra"
[La profe no cabía en sí de gozo]
Rústico: Pues a ver si sabéis esto: Dos pelúos, una pelá, se mete seca y se saca mojá...
Profesora: Bueno, sigamos, que va a tocar enseguida, adiosadios.

Restauración del Puente Romano de Córdoba






Al ver la restauración de la parte interior del puente (la exterior me parece aceptable) he pensado en los arquitectos (y en los políticos que los contratan) que entienden esos trabajos un poco como quien, en una novela española de finales del siglo XX, va a la peluquería y dice:
- Hazme algo radicalmente nuevo, quiero dejar atrás mi pasado, olvidar esa etapa triste y empezar una nueva vida.

En mi modesta opinión, en las restauraciones habría que optar siempre por el conservadurismo, con una única excepción que diré después. Conservadurismo significa que, incluso si esta actual modificación, que sólo puedo ver como una secuela tardía del postcatetismo, se mantuviere, dentro de cien años los restauradores deberían respetarla. Porque no se debe violentar la memoria de quienes hace veinticinco años atravesábamos el puente para ir a la facultad con las primeras luces del alba, de quienes se persignaban (o se besaban con pasión) ante el San Rafael hace 30... o, ya cambiando la dirección del tiempo, de quienes bailarán hip-hop sobre el granito rosa la semana que viene. Es una pena que los políticos de turno (¿hay turnos en la política andaluza?) hayan permitido que esta nueva hazaña arquitectónica suceda. Pero ya es historia.
Única excepción que decía más arriba: en los casos infrecuentes en que las tropelías se hacen a la manera de máscaras o muñecas rusas: un retablo que tapa unas pinturas, etc. Que no es el caso de la cosa.

martes, 8 de enero de 2008

Sovente il sole

Sovente il sole
risplende in cielo
più bello e vago (caro)
se oscura nube
giá l'offuscò

E il mar tranquillo
quasi senza onda
talor si scorge,
si ria procella
pria lo turbò.

A menudo el sol
resplandece en el cielo
más bello y gracioso
si una oscura nube
ya lo ocultó

Y el mar tranquilo
casi sin olas
se percibe
si una tempestad
antes lo turbó

(trad. aproximada)


Les ombres errantes (Pascal Quignard)

CHAPITRE XIV

Les nuages noirs dans le ciel, comme ils se déchiraient, la voüte bleu parut soudain dans un état de nudité dont il m'est difficile de donner l'idée. Le bleu était frais et luisant au fond du ciel noir.

CAPÍTULO XIV

Al desgarrarse las nubes negras en el cielo, la bóveda azul apareció de pronto en un estado de desnudez del que apenas puedo dar idea. El azul era fresco y luminoso al fondo del cielo negro.

(trad. aproximada)

Fandangos de Huelva

No podía,
Una noche tormentosa
quise dormir, no podía.
Soñé que estabas con otro
y hasta la almohá mordía.
Por poco me vuelvo loco.


Cielo,
pensando en ti me dormí,
retrato del mismo cielo.
“Disperté” y me vi sin ti.
Me eché a llorar sin consuelo.
Cielo, ¿qué va a ser de mí?

Cristal.

Mis lágrimas voy echando
en un vaso de cristal.
Ahora las echo en el suelo
porque de tanto llorar
el vaso lo tengo lleno.


Más quiero.
El fandango es mi alegría,
es el cante que mas quiero.
Se alegran las penas mías
con un fandango alosnero
al amanecer el día.



Por todas partes busqué reposo...




El monje agustino holandés Tomás de Kempis (1380-1471), en su De imitatione Christi, escribió esta frase:

In omnibus requiem quesivi et nusquam inveni nisi in angulo cum libro.

Por todas partes busqué reposo y sólo lo hallé en un rincón con un libro.

Pascal Quignard ha glosado en varias ocasiones esta idea, pero especialmente en el capítulo XIX de Las sombras errantes, que acaba de aparecer en español.


sábado, 5 de enero de 2008

Carl Sagan (1934-1996)

¿Por qué nos hará tanta gracia detectar parecidos físicos?


¿Crees que puedo olvidarme de ti? K.505 (1786). Soprano, piano y orquesta

Es una pena que no esté completa en este youtube (Véronique Gens Arias de concierto y de ópera en Veritas) y que además esté desactivada la inserción personaliza (hay que clicar aquí), pero quería traer al blog este aria de concierto de Mozart (K.505), Ch'io mi scordi di te?/ Non temer amato bene, escrita en primer lugar para su inserción en el Acto II de Idomeneo (para ser cantada por Idamante), y luego revisada con piano obbligato como un regalo para Nancy Storace, la que cantó Susana en la primera interpretación de Las bodas de Fígaro.
Me parece maravilloso el diálogo entre la voz y el piano.
Pongo en color más clarito (en el original y la traducción) la parte correspondiente al recitativo previo al aria, que no está en el mencionado fragmento de V. Gens. Tomo el texto y la traducción de aquí.

Ch'io mi scordi di te?
Che a lei mi doni puoi consigliarmi?
E puoi voler ch'io viva? Ah no!
Sarebbe il viver mio di morte assai peggior!

Venga la morte, intrepida l'attendo.
Ma, ch'io possa struggermi ad altra face,
ad altr'oggetto donar gl'affetti miei,
Come tentarlo? Ah, di dolor morrei!

Non temer, amato bene,
Per te sempre il cor sarà.
Più non reggo a tante pene,
L'alma mia mancando va.

Tu sospiri? o duol funesto!
Pensa almen, che istante è questo!
Non mi posso, oh Dio!, spiegar.
Non temer, ecc.

Stelle barbare, stelle spietate!
Perché mai tanto rigor?
Alme belle, che vedete
Le mie pene in tal momento,

Dite voi, s'egual tormento
Può soffrir un fido cor?
Non temer, ecc.

¿Crees que puedo olvidarme de ti?
¿Puedes realmente aconsejarme que me entregue a él?
Y puedes querer que en vida... ¡Ah, no!
¡Mi vida sería bastante peor que la muerte!

¡Que venga la muerte, la espero sin miedo!
No podría acercar mi rostro a otro que no sea el tuyo,
ni otorgar mi afecto a otra persona,
¿cómo intentarlo? ¡Ah, moriría de dolor!

No temas, amado bien,
para ti será siempre mi corazón.
Me es imposible soportar tantas penas,
mi alma me abandona.

¿Suspiras? ¡Oh, aflicción funesta!
¡Piensa al menos qué momento es éste!
¡Oh, Dios, no puedo hacerme comprender!
No temas, etc.

¡Crueles estrellas, estrellas despiadadas!
¿Por qué extremáis tanto vuestro rigor?

Bellas almas que contempláis
mis penas en un momento tal.
Decidme si un tormento semejante
lo puede sufrir un corazón fiel.
No temas, etc.

Sobre la enseñanza (IV de XX)

Como saben los seguidores del blog, estamos publicando espaciadamente (pero pueden verse también seguidadas clicando sobre la etiqueta "Sobre la enseñanza") y de forma dialogada las opiniones de veinte profesores de secundaria sobre la situación actual de esas enseñanzas en España. Ahora viene la cuarta profe.

Enero
Edad: 28
Tiempo de servicios: 1 año
Asignatura: Música


Antonio: Quienes escriben sobre el informe Pisa son, por lo general, políticos a la defensiva y licenciados que extrapolan sus vivencias escolares a la generalidad de los niños de su época. Por ejemplo, cuando Muñoz Molina habla (Babelia, 15.12.07) de la afición a la lectura que le supieron despertar sus maestros, ¿crees que sus reflexiones son extraporables a la mayoría de los niños españoles nacidos en 1956? Esto debería/podría estar medido, pero, puestos a opinar, ¿leen más españoles de 51 (como Muñoz Molina), de 61, de 41, de 31, de 21? ¿Cuál es tu percepción de los hechos?

Enero: No creo que la edad esté relacionada con la afición a la lectura. Sí puede ser que ahora predominen más la imagen y el sonido que antes y encontremos más aficionados al cine o a la música que a la lectura en todas las edades.

Antonio: ¿Qué opinas del nivel de preparación del profesorado de la secundaria? ¿Crees que hay alguna correlación entre el grado de preparación y la edad?

Enero: Creo que la preparación que recibimos está desequilibrada: mucha teoría y casi ninguna práctica. Y esto se puede ver en las carreras que dan acceso a las oposiciones, en las oposiciones, en el CAP, en los cursos del CEP, en los cursos de formación del profesorado en prácticas, en las propias prácticas, etc. Esto significa que contamos con poca o ninguna ayuda a la hora de empezar a trabajar, la buena voluntad de tus compañeros (que creo que abunda) y poco más. La experiencia siempre es un grado. Creo que sí, que existe una correlación y cuanta más experiencia tiene un profesor debe hacerlo mejor.

Antonio: ¿Qué diferencias notas entre las aulas en las que tú estudiaste y las actuales?

Enero: Las clases son muchísimo más heterogéneas y desgraciadamente el cupo no ha descendido lo que debiera. Los alumnos van realmente obligados a clase: la policía los trae al instituto si hacen las ratas. Muchos más alumnos tienen claro que quieren dedicar su tiempo a hacer otras cosas, y a veces las hacen en clase. Supongo que la metodología, antes era tipo clase magistral y ahora todo es más dinámico y participativo.

Antonio: ¿En qué crees fundamentalmente que se equivocan las administraciones educativas?

Enero: No tengo mucha experiencia y puede que me equivoque pero creo que:

1.- En ahogar al profesorado con papeleo administrativo, perjudicial para el medio ambiente, y más aún para el proceso de enseñanza y aprendizaje.

2.- En enfocar cada vez más la inspección como una labor policial (algo que en ocasiones fomenta la propia directiva de los Centros), en vez de como una ayuda al profesorado y un elemento esencial para la mejora de la educación.

3.- En limitar las opciones para el alumnado que no quiere estudiar.

4.- En que todos los años y casi todos los meses sea el día de no sé qué.


Antonio: ¿Qué te gustaría que ocurriera en política educativa a corto plazo?

Enero:
1.- Mejorar la situación de la música y las humanidades en los planes de estudio.

2.- Que descienda el número de alumnos por aula.

3.- Que se creen opciones alternativas para los alumnos que no quieren estudiar.

viernes, 4 de enero de 2008

Et incarnatus est

Ya se comentó bastante en su momento. La manía escatológica de Mozart le pasa factura unos siglos después: el Ave Verum sirve para anunciar un gel y el Et incarnatus de la Misa en do menor un papel higiénico. Recordémoslo: minuto 2:07 en esta versión de Barbara Bonney con Gardiner. La verdad es que una de las consecuencias de hacerse hombre...



Aquí un fragmento en versión de Dessay:



Y aquí un documento interesante: Sandrine Piau cantándolo en directo hace un año:

Matisse y Shostakovitch

jueves, 3 de enero de 2008

BWV 1006. Preludio

Este tema aparece varias veces en Bach; por ejemplo:
1720 Partita para violín solo BWV 1006 (partitura en el enlace anterior de Icking)
1729 Cantata BWV 120a
1731 Cantata BWV 29 (partitura y varios arreglos en el enlace anterior de Icking)









miércoles, 2 de enero de 2008

Chacona de Telemann

Aria de Telemann



No me canso de escuchar este aria ("Jesu, komm in meiner Seele") de la cantata de Telemann Machet die Tore weit, que el propio Bach copió de su mano para una interpretación en 1734. Y con qué naturalidad la canta Teresa Stich-Randall.

Mio ben teco il tormento piu dolce (Luigi Rossi)



L'Arpeggiata con la maravillosa Véronique Gens.

martes, 1 de enero de 2008

Anécdota sobre Haendel: "Era demasiado bueno para Bononcini"

"Ombra mai fù" es un aria memorable. Junto a "Lascia ch'io pianga" de Rinaldo, la más famosa de Haendel. Aunque algunos cantantes la tiñan de una pena inconsolable, este comienzo de la ópera Xerxes (o Serse o Jerjes) es un sencillo canto de agradecimiento a un árbol:

Ombra mai fú
di vegetabile
cara ed amabile
soave più


Ya puse aquí la versión de Andreas Schöll. Ahora, dos más: la también muy bonita de Lesné:



Y ésta, menos afortunada a mi gusto, pero que la muestra en su contexto:



Parece que el aria fue copiada por Haendel de una de Bononcini. Y que, además, comentó cínicamente: "Es que era demasiado buena para Bononcini". Aquí el original de Bononcini cantado por el tenor mejicano Arturo Escorza Pedraza, sobre lo que parece un clave midi.



He estado mirando en los libros que tenía a mano y no he visto confirmación de la frase de Haendel. Si alguien lo sabe o lo encuentra...

La muerte de Molière

Creo que fue en el primer año de la facultad cuando la profesora de francés nos llevó a ver esta película (Molière de Arianne Mnouchkine), que me impactó enormemente. Conocíamos al autor de la banda sonora (René Clémencic) por los programas de Radio 2 de Alejandro Massó. Y al Théatre du Soleil porque el propio Massó, a quien fuimos a visitar el verano anterior en la Academia de Órgano de Paredes de Nava, nos buscó un trabajillo de tramoyistas en el Festival de La Granja en que actuaban. ¿Eran ellos, realmente? Ya no me acuerdo. Bueno, a lo que iba. La escena final de la película lleva el único fragmento musical que no es de Clemencic, sino de Purcell: la famosa aria de la escena del frío del Acto III de The King Arthur.

COLD GENIUS
What power art thou, who from below
Hast made me rise unwillingly and slow
From beds of everlasting snow?
See'st thou not how stiff and wondrous old,
Far unfit to bear the bitter cold,
I can scarcely move or draw my breath?
Let me, let me freeze again to death.


GENIO DEL FRIO
¿Qué poder tienes que, contra mi voluntad,
me has hecho levantarme
de las profundidades de nieve eterna?
¿No ves que, rígido y demasiado viejo,
incapaz de soportar el rigor del frío,
apenas puedo moverme y respirar?
¡Déjame, déjame morir de frío!



¡Qué emocionante esa subida de escaleras interminable sólo aliviada por recuerdos de las anteriores tres horas de película! Barroco al cuadrado. Es una pena que no se vean bien los colores. El rojo de la sangre sobre el blanco del maquillaje.


Tu del ciel ministro elletto. Más Haendel, más Dessay

Tu del Ciel ministro eletto
non vedrai più nel mio petto
voglia infida, o vano ardor.
E se vissi ingrata a Dio,
tu custode dei cor mio
a lui porto il nuovo cor.