viernes, 5 de febrero de 2010

Humildad

La humildad tiene mala prensa en el arte, pero es una virtud. Tan positiva como el sentido común. Mantener los pies en el humus es ser consciente de las propias limitaciones y debilidades y hacerse fuerte desde ellas. Como Bach, el más fuerte y humilde de los compositores. Es lo contrario de la vanidad, no del orgullo ni mucho menos. Oremos.

Hundido y arrepentido
Me inclino ante ti Señor
Y confesando mi culpa
te suplico paciencia,
¡ten paciencia por favor!



Tief gebückt und voller Reue
Lieg ich, liebster Gott, vor dir.
Ich bekenne meine Schuld,
Aber habe doch Geduld,
Habe doch Geduld mit mir!


Maravillosa versión, llena de humildad y fuerza, ésta que veo en Youtube de Kozena y Gardiner.

2 comentarios:

Mª Luisa dijo...

¿Humildad y paciencia?.
¡Dios Mio...!, si es que hay compañías que no merecen la pena de juntarse ni para rezar.

Mª Luisa dijo...

Me refiero a los políticos, no sea que haya confusión. Saludos.