sábado, 16 de junio de 2012

VOLATILIDAD ORQUESTAL

[14 de junio de 2012. Temporada de abono. Ludwig van Beethoven, Sinfonía n. 8 en fa mayor, Sinfonía n. 7 en la mayor. Orquesta de Córdoba. Leonardo Martínez Cayuelas, dirección. Gran Teatro de Córdoba. 20:30 horas.]
 

El penúltimo concierto de abono estuvo marcado por la volatilidad. Casi todos los movimientos (ocho en total) de las dos sinfonías de Beethoven que ocuparon la velada abrieron en equilibrio, arrancaron con empaque e incluso evolucionaron al alza en su inicio, pero a los minutos descendían incomprensiblemente perdiendo en ocasiones buena parte de la emoción acumulada en la apertura. A veces, se lograba remontar y concluir con efectividad, pero la sensación general era de tensión, de una alternancia un poco estresante entre momentos buenos o muy buenos y otros de cierto desajuste o indefinición: último movimiento de la Octava, tercero de la Séptima... Por suerte, la calidad del subyacente (en este orden: Beethoven, la Orquesta y el director invitado) lograron por lo general mantener la atención del público, pero se echaban en falta la solidez y seguridad necesarias para que se evidenciaran los matices que a veces se adivinaban sólo en el gesto de Martínez Cayuelas.

            Sin duda, esas y otras muchas cualidades volverán en el concierto de clausura de temporada, que promete sobre el papel ser grande. Hasta entonces, calma.



Antonio Torralba

[Publicado hoy en EL DÍA DE CÓRDOBA]