domingo, 29 de enero de 2012

Romanticismo orquestal


[26 de enero de 2012. Ciclo Premium. Ludwig van Beethoven, "Obertura" de Fidelio, Sinfonía n. 5 en do menor. Piotr Ilych Chaikovski, Concierto para violín y orquesta en re mayor. Isel Rodríguez Trujillo, violín. Orquesta de Córdoba. Manuel Hernández Silva, dirección. Gran Teatro de Córdoba. 20:30 horas]

Las tres obras que sonaron en el quinto concierto de abono de la Orquesta de Córdoba pueden escucharse como una interesante síntesis de lo que significó el movimiento romántico en el terreno orquestal. El oyente siente cómo se pasó de la extraordinaria contundencia tonal y rítmica de las obras de Beethoven en los albores del período a las encantadoras pero relativamente decadentes construcciones formales de los finales, representadas el pasado jueves por el Concierto para violín y orquesta op. 35 de Chaikovski.
Parece que una parte de la inspiración para esta obra, estrenada en Viena en 1881, llegó al genial autor ruso tras la escucha de una reducción para violín y piano de la Sinfonía española de Lalo, cuya frescura y ligereza manifestó admirar. Isel Rodríguez Trujillo, concertino de la Orquesta de Córdoba desde 1994, afrontó con solvencia las extraordinarias dificultades técnicas del célebre concierto y ofreció una interpretación que fue creciendo en calidad artística hasta merecer los prolongados aplausos del público y de sus propios compañeros de la orquesta.
Igualmente meritorias me parecieron las interpretaciones de la obertura de Beethoven que abrió la velada y de la sinfonía que la cerró. Aunque no del todo libres de alguna vacilación rítmica o de eventuales imprecisiones de matiz, las dos lecturas hicieron justicia a estas maravillas del talento musical.

Antonio Torralba



[Publicado en El día de Córdoba]