domingo, 11 de septiembre de 2016

CERVANTES Y LA MÚSICA 187: "LOS MÚSICOS ERAN LOS REGOCIJADORES DE LA BODA"

CERVANTES Y LA MÚSICA 187
LOS MÚSICOS ERAN LOS REGOCIJADORES DE LA BODA

"Era anochecido; pero antes que llegasen les pareció a todos que estaba delante del pueblo un cielo lleno de innumerables y resplandecientes estrellas. Oyeron asimismo, confusos y suaves sonidos de diversos instrumentos, como de flautas, tamborinos, salterios, albogues, panderos y sonajas; y cuando llegaron cerca vieron que los árboles de una enramada, que a mano habían puesto a la entrada del pueblo, estaban todos llenos de luminaria, a quien no ofendía el viento, que entonces no soplaba sino tan manso, que no tenía fuerza para mover las hojas de los árboles. Los músicos eran los regocijadores de la boda, que en diversas cuadrillas por aquel agradable sitio andaban, unos bailando, y otros cantando, y otros tocando la diversidad de los referidos instrumentos."

(QUIJOTE II, Cap. 19)