jueves, 4 de octubre de 2007

Campaña de las Juventudes Socialistas



Malos tiempos para la épica. Y por ende sólo proclives a la comedia... que también ya cansa. Sobre todo, si canta en exceso, como en ésta, la moraleja previa. Salvo las partes correspondientes a la G y la C, que tienen algo de curre, se trata de una parodia facilona, que pudiera hacerse igual de "graciosa" y con el mismo poco esfuerzo por parte de las Juventudes del Partido Popular. El vídeo viene a ejemplificar eso que es característico de las sociedades decadentes en general y de la nuestra en particular: ninguna ideología provoca entusiasmo, siendo que los posicionamientos suelen venir dados por el grado de aversión que provoca lo más tópico de la casa ajena. Se trata de sentir si el pijo es "su" tonto o "nuestro" tonto; si la sabionda es "suya" o "nuestra". Mutatatis mutandis, es aquello de "son unos hijos de puta, pero son nuestros hijos de puta". En la habitual predicación matutina con la que comienzan ahora los programas de radio, Carlos Herrera se veía obligado a contestar algo más o menos así: sí, sí, muy políticamente correcta la chica, pero a lo que aspira es a pillar un coche oficial de por vida. Se echa de menos aquella asignatura (talleres) del 3º de BUP: TEATRO. Suspensos unos y otros en teatro por exceso de burda moralejina.

3 comentarios:

ANA DE LA ROBLA dijo...

Contundente y certero, Antonio. Un aplauso para tu comentario, equilibradísimo Estamos cansados ya de las campañas de los unos y los otros, de los doberman y las chicas listas de los unos, de los vituperios y las zancadillas de los otros. Cuándo madurarán, Señor... Pensar que en estas manos estamos...

Anónimo dijo...

Ana recuerda; estuvimos en peores
manos. Tengamos Esperanza, en el futuro.
Mª Luisa.

Mª Luisa dijo...

Sí en esas manos estamos Ana, y además La Sociedad entera bailando al son que ellos quieran tocar ¡no te lo pierdas!