viernes, 19 de junio de 2009

"Querido Sancho"

Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho; los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones; nuestro enemigo más fuerte, el miedo al poderoso y a nosotros mismos; la cosa más fácil, equivocarnos; la más destructiva, la mentira y el egoísmo; la peor derrota, el desaliento; los defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor; las sensaciones más gratas, la buena conciencia, el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos, y sobre todo, la disposición para hacer el bien y combatir la injusticia donde quiera que estén.

[Cervantes, Don Quijote]

Esta cita, de la que Google arroja cerca de medio millón de ocurrencias, aparece (a veces así y otras seguida de fragmentos reales) en los más variopintos lugares de la red. La cogen desde los marxistas para defender a Fidel hasta los obispos para atacar a Zapatero. Páginas de psicología, sociología, literatura... Sí, también páginas de literatura, librerías... Y hasta páginas sobre Cervantes. Así es la red.
Por cierto, imagino que esto ya estará desenmascarado por algún lado (como lo de Borges y García Márquez), aunque yo no he visto ni un sólo "desmentido" de esa mierdecilla, que seguramente llevará ya tiempo circulando.
Puestos a imaginar, podemos seguir así:

—Señor, ¿quién es este hombre que tal talle tiene y de tal manera habla?
—¿Quién ha de ser —respondió el barbero—, sino el famoso don Quijote de la Mancha, desfacedor de agravios, enderezador de tuertos, el amparo de las doncellas, el asombro de los gigantes y el vencedor de las batallas?
—Eso me semeja —respondió el cabrero—, a lo que se lee en los libros de autoayuda, puesto que para mí tengo, o que vuestra merced se burla, o que este gentil hombre debe de tener vacíos los aposentos de la cabeza.
—Sois un grandísimo bellaco —dijo a esta sazón don Quijote—, y vos sois el vacío y el menguado; que yo estoy más lleno que jamás lo estuvo la muy hideputa puta que os parió. Pero jamás salieron de mi boca bellaquerías tales... ni a mi escudero llamé nunca "querido" como queriéndole ensartar per angostam viam.

2 comentarios:

ana de la robla dijo...

El mundo es simulacro, queridísimo... Beso real.

Antonio Torralba dijo...

Sí; es verdad. Ventas que parecen ser castillos que parecen ser rameras que parecen ser gigantes que parecen ser princesas que parecen ser molinos de viento. Jajajja