miércoles, 5 de marzo de 2008

Faltan 15 días para que comience la primavera


En el «Prólogo» a sus Nueve ensayos dantescos, Borges fantasea con la existencia de un antiguo grabado mágico, una lámina que también es un microcosmos. «Declina el día, se fatiga la luz y, a medida que nos internamos en el grabado, comprobamos que no hay cosa en la tierra que no esté ahí». La posibilidad de este cuadro imposible surge en la mente de quien traspasa el umbral de la Sala de los Nueve en el Palazzo Pubblico de Siena y contempla el impresionante ciclo de frescos de Ambrogio Lorenzetti. Entre 1337 y 1339 el artista pintó La Alegoría y los Efectos del Buen Gobierno en la ciudad y en el campo y su complementaria Alegoría de los Efectos del Mal Gobierno. Tras admirar la monumentalidad clásica de las complejas alegorías, el afecto de la mirada se decanta por las descripciones anecdóticas de las jornadas urbanas y rurales; en ellas se traducen los efectos de ese buen sentido que se atribuyen a sí mismos los gobernantes de la república senesa, mecenas de la obra. Podemos sentir cómo pasa el tiempo lentamente para los campesinos ocupados en el trabajo, para los cazadores, los mercaderes que recorren los caminos, los tenderos, los maestros, los caballeros, los pastores... Cerca de la muralla, el tiempo adopta su forma más sugerente: nueve muchachas danzan de la mano con gráciles movimientos siguiendo el ritmo que una décima marca con una pandereta grande.


Bel fiore dança. S. XIV. Versión de CINCO SIGLOS. Pinturas de Lorenzetti.


Una versión con órgano medieval de esta interesante pieza del Codex Faenza:

3 comentarios:

Morgenrot dijo...

Preciosa composición texto-imagen-música.

Toda una delicia.

ANA DE LA ROBLA dijo...

Bien por esa versión de Cinco Siglos :-) Besos.

Antonio dijo...

¡Gracias a las dos!