viernes, 24 de julio de 2009

Música concreta española: Sinfonía para un pecador de la pradera solo

Una obra de música concreta, sí, pero enriquecida por el nacionalismo (folklore español y americano), la interculturalidad (músicas del mundo), el sentimiento ecológico (rugidos, mugidos).

“La recuperación del sonido en su dimensión de "ruido" es la recuperación de una dimensión de la sensibilidad, de la capacidad de sentir, inhibida históricamente. Ahora bien, la condición propiamente musical del sonido está dada por el hecho de que su acontecer es determinado por un trabajo de composición. En este sentido, lo determinante no es la simple novedad del sonido en sí, sino el hecho de que sea convocado por la composición. En 1949 los compositores Pierre Schaeffer y Pierre Henry, a partir de sus investigaciones en música concreta, producen la Sinfonía para un hombre solo, la cual se basa en los sonidos y ruidos que un solo hombre es capaz de producir sin ayuda de ningún instrumento. Los sonidos, tanto humanos (respiración, gritos, etc.) como no humanos (pasos, golpes de puertas, etc.), no son en sí mismos inéditos, no obstante la obra sí lo es. Aquí lo nuevo corresponde más bien al hecho de escuchar esos ruidos, lo cual no significa la simple inmersión y disolución del trabajo del compositor en la anónima y trivial materialidad de lo cotidiano, sino que, por el contrario, la música alcanza un alto grado de idealidad al quedar remitida, en la instancia de su recepción, al concepto en el que tiene su origen y fundamento”. Con estas palabras han puesto en contexto los musicólogos la obra de Gregorio Esteban Sánchez Fernández (Málaga, 1932) Sinfonía para un pecador de la pradera solo. Sánchez Fernández tenía 17 años cuando fue compuesta la genial obra de los franceses, pero al parecer no la conocía todavía. Ni tampoco la que parece su influencia más evidente: Las variaciones para una puerta y un suspiro.

-Don Gregorio Esteban
-Llámame Chiquito. Chiquito de la Calzada.
-¿Qué opina de Henry y Shaeffer?
-Son dos fenómenos
-¿Su obra es de ese mismo año?
- Mi obra es del año cuatro. La compuse después de los dolores.