martes, 14 de octubre de 2008

Aria de primavera

Frente al mandato de la psicología clínica (vive en el aquí y ahora), el arte parece decir justamente lo contrario: trastoca esos y otros adverbios. Por eso, no es mal momento para evocar la primavera de Sandro Penna (1906-1977):

L'aria di primavera
invade la città.
Ai fanciulli la sera
cresce un poco l'età

Tengo el atrevimiento de pensarlo así:

Brisas primaverales
invaden la ciudad.
La noche a los zagales
quiere aumentar la edad

Me ha quedado de puta penna. Da Capo:

L'aria di primavera
invade la città.
Ai fanciulli la sera
cresce un poco l'età