sábado, 9 de abril de 2016

CERVANTES Y LA MÚSICA 32: "SACANDO DE SU ZURRÓN UN POLIDO RABEL"

CERVANTES Y LA MÚSICA 32
SACANDO DE SU ZURRÓN UN POLIDO RABEL

"Y así, un día, puesta la consideración en la variedad de sus pensamientos, hallándose en medio de un deleitoso prado, convidado de la soledad y del murmurio de un deleitoso arroyuelo que por el llano corría, sacando de su zurrón un polido rabel, al son del cual sus querellas con el cielo cantando comunicaba, con voz en estremo buena, cantó los siguientes versos:
Amoroso pensamiento,
si te precias de ser mío,
camina con tan buen tino...."

(GALATEA, Libro I)

La imagen que ilustra esta trigésimo segunda entrega de nuestras citas musicales cervantinas recoge, como habrán adivinado muchos lectores, la definición de Covarrubias (1611) del instrumento protagonista del texto. Como se cita en dicha entrada al padre Guadix y como la definición del franciscano tiene su gracia, la copiamos a continuación (citamos por la edición de María Águeda Moreno para la UJA):

"Llaman en España a 'un instrumentillo o violeja de arco de todos bien cognocido'. Si a avido personas a quien a parecido y an dicho qu'este nombre rabel le fue puesto a este instrumento por anathopeya (como si dixésemos) tomado por norte el sonido o ronquidillo d'este instrumentillo, que es o suena carreteado, y es bello o hermoso. Y an se engañado, porque no es sino una corrupción d'este nombre RABED que -en arábigo- significa este dicho instrumentillo o violeja de arco. Y corrompido dizen rabel".

En otro momento, hablando de su particular teoría de la etimología de "vigüela", que para él procede de "viga pequeña", nos da, de pasada, otro dato organológico del rabel. Dice que cuando la vihuela se empezó a usar "devió de ser toda la caxa de una pieça (combiene a saber) una peceçuela de viguilla o de madera cavada o con caxa, y hecha capa de otra cualquier cosa". Y, añade, "qual agora la vigoleja de arco que llaman rabel."