martes, 12 de abril de 2016

CERVANTES Y LA MÚSICA 35: "NO TE METAS EN CONTRAPUNTOS"

CERVANTES Y LA MÚSICA 35
NO TE METAS EN CONTRAPUNTOS

"—Muchacho, no te metas en dibujos, sino haz lo que ese señor te manda, que será lo más acertado: sigue tu canto llano, y no te metas en contrapuntos, que se suelen quebrar de sutiles."

(QUIJOTE II, Cap. XXVI)

Nuestra cita de hoy inaugura una nutrida serie que podríamos llamar METÁFORAS SOBRE TÉRMINOS MUSICALES. Eran frecuentes en la literatura de la época (signo de la importancia que la música tenía como parte de la cultura) y no siempre es fácil dilucidar si una determinada metáfora era de uso común o, como quizás en este caso, llevaba el sello de la imaginación del autor.

Para nuestros lectores menos familiarizados con la terminología musical, diremos que el sentido de la frase (no te vayas por las ramas) se asienta en el hecho de que el canto llano (el canto gregoriano a una voz) es la materia prima sobre la que los compositores elaboraban sus polifonías (músicas a varias voces o melodías), a menudo usando la técnica del contrapunto. El contrapunto consiste en esencia en la combinación simultánea de diferentes líneas melódicas con coherencia y formando un entramado completo. Desde finales de la Edad Media se había llegado a un grado de sutileza y complejidad en esa técnica de composición, que a veces era tenido como excesivo (o aberrante incluso) por los espíritus humanistas.