domingo, 9 de octubre de 2016

CERVANTES Y LA MÚSICA 215: "EN CUALQUIER BAILE Y EN CUALQUIER TABERNA"

CERVANTES Y LA MÚSICA 215
EN CUALQUIER BAILE Y EN CUALQUIER TABERNA

"Cuatro o cinco veces había dado música al negro (que por sólo él la daba), pareciéndole que, por donde se había de comenzar a desmoronar aquel edificio, había y debía ser por el negro; y no le salió vano su pensamiento, porque, llegándose una noche, como solía, a la puerta, comenzó a templar su guitarra, y sintió que el negro estaba ya atento; y, llegándose al quicio de la puerta, con voz baja dijo:
—¿Será posible; Luis, darme un poco de agua, que perezco de sed, y no puedo cantar?
—No —dijo el negro—, porque no tengo la llave desta puerta, ni hay agujero por donde pueda dárosla.
—Pues, ¿quién tiene la llave? — preguntó Loaysa.
—Mi amo —respondió el negro—, que es el más celoso hombre del mundo. Y si él supiese que yo estoy ahora aquí hablando con nadie, no sería más mi vida. Pero, ¿quién sois vos que me pedís el agua?
—Yo —respondió Loaysa— soy un pobre estropeado de una pierna, que gano mi vida pidiendo por Dios a la buena gente; y, juntamente con esto, enseño a tañer a algunos morenos y a otra gente pobre; y ya tengo tres negros, esclavos de tres veinticuatros, a quien he enseñado de modo que pueden cantar y tañer en cualquier baile y en cualquier taberna, y me lo han pagado muy rebién.
—Harto mejor os lo pagara yo —dijo Luis— a tener lugar de tomar lición; pero no es posible, a causa que mi amo, en saliendo por la mañana, cierra la puerta de la calle, y cuando vuelve hace lo mismo, dejándome emparedado entre dos puertas."

(EL CELOSO EXTREMEÑO)

http://cultura.elpais.com/…/actualid…/1475145150_732138.html