domingo, 20 de marzo de 2016

CERVANTES Y LA MÚSICA 12: "¡OH SOLEDAD ALEGRE, COMPAÑÍA DE LOS TRISTES!"

CERVANTES Y LA MÚSICA 12
¡OH SOLEDAD ALEGRE, COMPAÑÍA DE LOS TRISTES!

Ingrediente de la música es el silencio, fondo sobre el que ésta se desarrolla y con el que juega dejándolo asomar de manera medida.

Las siguientes palabras ("Los trabajos de Persiles y Segismunda"), mil veces citadas, elogian el silencio y la soledad. Están en el Libro II, capítulo 19.

Creo que la mayoría de las veces la primera frase se cita con la coma cambiada de sitio (propuesta de la edición de Schevill y Bonilla), es decir, puesta tras "soledad" y no tras "alegre". La verdad es que las dos colocaciones tienen su encanto, ¿no?.

"¡Oh soledad alegre, compañía de los tristes! ¡Oh silencio, voz agradable a los oídos, donde llegas, sin que la adulación ni la lisonja te acompañen! ¡Oh qué de cosas dijera, señores, en alabanza de la santa soledad y del sabroso silencio!"

(LOS TRABAJOS DE PERSILES Y SEGISMUNDA, Libro II, Cap. 19)