domingo, 29 de mayo de 2016

CERVANTES Y LA MÚSICA 82: "ESTÁ YA DURO EL ALCACEL PARA ZAMPOÑAS"

CERVANTES Y LA MÚSICA 82
ESTÁ YA DURO EL ALCACEL PARA ZAMPOÑAS

"Pues en verdad que está ya duro el alcacel para zampoñas."
(QUIJOTE, II, Cap. 73)

Este refrán (no estar ya alguien en edad de aprender algo nuevo) sale como continuación de lo que la sobrina recrimina a don Quijote en nuestra cita 75ª ("Pastorcillo tú que vienes") y nos brinda también la ocasión de continuar lo que avanzábamos en nuestra entrada 13ª ("Una çampoña"): que la zampoña era un instrumento de viento lengüeta.

Veamos en primer lugar cómo explica Covarrubias este proverbio en torno a la cebada verde o alcacer: "Los niños suelen hacer las cañas del alcacel, cuando está tierno, unas pipas que suenan; pero si se endurecen no les pueden servir para ellas. Acomódase a los que están envejecidos en algún vicio que, habiéndole convertido en casi naturaleza, no los pueden apartar dél. Y también a los viejos cuerdos, cuando los quieren persuadir a tratar cosas de mozos. Cuando el alcacel está tierno y bajo, que aún no ha brotado la espiga, dicen estar en berza."

Diego de Guadix (1593), explicando la voz "zamara" escribe que este nombre significa en arábigo flauta, gaita o çampoña, "un instrumento músico de silvo".

Volveremos a la zampoña.